Diagnóstico por imagen en caballos

El diagnóstico por imagen es un conjunto de distintas técnicas de imagen que nos ayudarán a proporcionar un diagnóstico de la patología que sospechamos, tanto en el ámbito locomotor, traumatológico, articular, osteo-articular, a nivel de tejidos blandos, como a nivel torácico, o a nivel digestivo.

Principalmente cuando hablamos de diagnóstico por imagen en el caballo hablamos de 5 técnicas:

  • Radiología digital: Es la más utilizada y aporta mucha información sobre la patología del aparato locomotor.
  • Ecografía: que nos ayuda a realizar estudios a nivel músculo esquelético, torácico, reproductivo…
  • Resonancia magnética: Más específica, en el caso del caballo hay instalaciones para hacerlo con el caballo en estación con unos acoples hospitalarios que se ponen únicamente en la zona que queramos utilizar bajo una sedación profunda para que el paciente no se mueva, como resonancias magnéticas bajo anestesia general.
  • Tomografía computarizada, TAC:  donde se requiere anestesia general ámbito hospitalario para hacer un estudio del encéfalo del caballo.
  • Escintigrafía: como prueba de medicina nuclear, que se basa en isotocuadro radiactivo a través del cual vamos a ver unos “hot point” que nos van ayudar a ubicar la zona afectada.

En nuestra clínica diaria con caballos, las pruebas más utilizadas son la radiología digital y la ecografía. Dentro de nuestra unidad móvil, tenemos:

  • Un aparato de radiología digital portátil que consta de tres estructuras: portátil con un software de rayos x; chasis, que es el encargado de recibir la radiación que disparamos; y el disparador. Todo ello es sin cables, lo que nos resulta de mucha utilidad y comodidad para la clínica diaria, especialmente en condiciones de campo. Además, disponemos de un equipo plomado de protección para que el equipo veterinario pueda realizar las radiografías sin riesgo. 
    Te hablamos más sobre cómo usamos este equipo en nuestro canal de Youtube.  
  • Un ecógrafo a color, también portátil que nos permite analizar diferentes estructuras del caballo y localizar problemas específicos de una forma nada invasiva. Con el ecógrafo podemos evaluar tejidos blandos a través de ondas sonoras de alta frecuencia. En la mayoría de los casos no requiere sedación del animal así que resulta una prueba muy sencilla que nos permite encontrar alteraciones de muy diversa índole.
    También puedes ver este equipo en nuestro canal.

En definitiva, las diversas técnicas de diagnóstico por imagen nos permiten aportar al paciente un diagnóstico diferencial basado en la evidencia y generar un tratamiento clínico con la mayor de las garantías. Por eso es tan importante realizarlas, no solo de forma puntual, sino en revisiones periódicas que nos permitan anticipar posibles problemas futuros.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest